[Viaje a China 2014]

4to VIAJE A CHINA: AGOSTO DE 2014
Por el Sifu Martín Ugarte

En este 4to viaje a la cuna del kung fu, decidí visitar pocas ciudades para dedicar toda mi energía al entrenamiento tanto externo como interno. Luego de una escala en Canadá, y recorrer un día y medio Toronto, llegué a Beijing, capital de China.


Jinan

 


Al día siguiente, tomé el tren bala y en tan sólo una hora y media, estaba en la ciudad de Jinan, provincia de Shandong. En la estación de tren me estaba esperando mi amigo, el Shifu Wang Zhao Wei, a quien conocí en mi 1er viaje y me había enseñado espada de 2 manos de Mantis. Luego de ese 1er viaje, nos hicimos muy amigos, y cada vez que puedo, lo visito tanto a él como a muchos otros amigos que tengo en dicha ciudad. Al día siguiente, por la mañana, comenzaba el entrenamiento.


Estuve entrenando con los Maestros Tang y Xiang al igual que en 2012, y pude aprender bajiquan y chaquan, guiados por las expertas manos de estos 2 grandes Maestros, que con tanto amor me inculcaron sus conocimientos en estos estilos del norte de China. En algunos momentos de descanso, pudimos charlar mucho acerca del kung fu actual, de sus escuelas y de la mía en Argentina, y así conocernos un poco más, donde seguí afianzando la relación con toda la gente de Jinan. En otros momentos de ocio, me llevaron a un tour de arte donde vi caligrafía, esculturas, pinturas y cuadros autóctonos en casas de familias o en algunos casos en los estudios de los propios artistas, fue una gran experiencia!

Otro día, me llevaron a conocer el jardín de infantes donde la esposa de Wang es directora, y terminé interactuando en chino con los alumnitos, e incluso les di una pequeña clase de kung fu en el patio. Fue un momento de mucha alegría, inolvidable ver las caras de los chicos tan pequeños con tanto entusiasmo por conocer un occidental y que encima enseña kung fu!! Me llenaron de regalos y presentes en cada lugar que visitaba…he recibido muchas muestras de cariño y respeto que me hacían emocionar.

Para finalizar mi estadía en Jinan, me organizaron una cena de despedida con los principales Shifus de la ciudad, entre ellos el director del instituto donde entrené, los Maestros Wang, Xiang, Tang y otros de chen taijiquan, xingyiquan, etc. Les entregué un sobre rojo y unos regalos que había llevado como muestra de mi agradecimiento por el trato tan amistoso que he recibido, porque me enseñaron sin guardarse nada, corrigiendo todos los detalles y comprometiéndome a que enseñe de la misma manera a mis alumnos en mi país. Además me instaron a que vuelva a seguir aprendiendo estos estilos norteños que son tan bellos como el chaquan, huaquan, bajiquan, tanglangquan, etc, de los que estos Maestros son grandes exponentes. Luego de la cálida despedida, y prometiendo volver, mi próxima estación es la ciudad de Jining…


Jining

 

Allí por la tarde llegué al hotel en donde en los últimos viajes me he alojado, y a los 5 minutos de llegar, apareció el Shifu Liu, con quien estuve charlando en chino 2 horas en mi habitación, hasta que también llegaron el Shifu Zhang Jin Ping, y Wang Bing. Luego de ponernos al día con estos 3 amigos de hace tantos años, me llevaron a una cena de bienvenida junto con otros alumnos antiguos del Maestro Wang An Lin. Comimos variedad de platos, y me sorprendió cómo todos ellos estaban al tanto de cada detalle de la visita de mi Maestro Wang a Bs As del mes anterior, y tanto Liu como Zhang me felicitaron por ser ahora sí formalmente discípulo con el grado de Maestro del Shifu Wang, algo que muy pocos ostentan en China y nadie hasta ahora fuera del milenario país.


Al día siguiente comenzaron los entrenamientos, que se extenderían por una semana entera en doble turno. Me pidieron que muestre lo que había aprendido en 2012, corrigieron detalles y se mostraron sorprendidos por los avances en estos 2 años, cosa que por supuesto me alegró mucho! En estos días continuamos con el programa tanto de chen taijiquan como de wenshengquan y qigong, incorporando conceptos, viendo teoría, y puliendo detalles que son los que a la larga hacen la diferencia.


Una tarde fuimos a conocer el nuevo wu guan que están armando Zhang y Liu para enseñar artes internas, realmente está muy lindo, y se nota que ya se respira kung fu tradicional, incluso esa misma tarde aprovechamos para corregir formas ( el tiempo en China se maximiza!). Esa noche, la esposa del Maestro Wang, su hijo Wang Yi, Zhang y Liu me agasajaron con una cena, donde pudimos compartir un lindo momento en familia marcial, y además me obsequiaron 2 láminas con la leyenda An Lin Wu Dao, hechas en caligrafía por un famoso artista de Jining, amigo personal de Zhang. Además vía skype pudimos hablar y ver al Maestro Wang desde Boston, algo muy emocionante para todos ya que había estado con él hace 2 semanas en Argentina!


Un día luego del entrenamiento matinal, me llevaron a las afueras de Jining a conocer una escuela amiga del estilo Hua Quan, donde pude ver varios chicos practicando con mucho entusiasmo, y además una exhibición de varias formas de tan elegante estilo de kung fu norteño.  Siempre por las noches me pasaban a buscar por el hotel, y me llevaban a comer a muy lindos y exóticos lugares, algo que aprecié mucho en mi estadía, donde pude conocer nuevos amigos. Incluso me tocó vivir el festival de otoño, la 2da fiesta más importante de China, y la pasamos juntos con la familia marcial encabezados por Liu y Zhang.


Luego de una semana muy intensa en todo sentido, llegó el momento de despedirse de Jining, y de mis queridos hermanos mayores y amigos, los shifus Zhang y Liu, el fenómeno de Wang Bing y todos mis hermanos de la familia del Maestro Wang An Lin. Como siempre que viajo a Jining, vuelvo recargado de pilas, de motivación y de nuevas vivencias y conocimientos, y agradezco enormemente tanta dedicación y cariño en su enseñanza, para que yo pueda progresar cada viaje un poquito más, y así difundir lo más fielmente posible, las artes internas que se practican en nuestra escuela/familia. Les entregué un sobre rojo a cada uno, y unos regalos personales, y prometí regresar lo antes posible para seguir estando en familia! Ahora mi próximo destino es la ciudad de Qingdao.


Qingdao

 


Esta ciudad la elegí por la cercanía relativa a Jining (queda en la misma provincia) y además porque nunca había estado allí. Es una ciudad muy parecida a nuestra Mar del Plata, con costanera, mar, y muchas casitas alemanas ya que fue colonizada por ese país en 1898 hasta 1914 que Japón tomó el control de la ciudad, y en 1922 los chinos la recuperaron bajo sus filas. Ahí me dediqué a descansar y pasear…visité la Iglesia San Miguel construída hace más de 100 años, conocí la montaña Lao Shan que queda en las afueras de la ciudad donde tiene unas lindas vistas del mar, y recorrí sus calles pintorescas. Llegaría el turno del último destino del viaje: la Villa de Chen Jia Gou.


Aldea de Chen Jia Gou

 


Llegar a la villa donde se creó el taijiquan no es tarea fácil, ya que viajé en avión hasta Zhengzhou, luego micro y taxi hasta llegar a la aldea, que me recibió con una lluvia infernal. Allí paré en la escuela del Maestro Chen Bing, a quien había conocido en mi 2do viaje a China en 2010, y volví a ver en 2012 en la aldea y 2014 en Bs As. 

El entrenamiento fue en doble turno, bien temprano por la mañana arrancaba la primera clase, donde se veían ejercicios de relajación y la forma lao jia yi lu, y luego había una clase más donde me dediqué básicamente a los ejercicios de hilo de seda, algo fundamental en chen taijiquan. Y por las tardes, las prácticas continuaban en forma intensiva, con distintas clases y profesores, todos de muy buen nivel. La experiencia de practicar en la aldea varios días donde se respira únicamente tai chi es incomparable, la energía circula por todo el cuerpo y uno se vuelve más vital, con más armonía. Una vez terminado mi entrenamiento, llegó el momento de emprender el regreso, el largo camino a casa, previo paso por Beijing para descansar un día y tomar impulso para volver a mi querido país.


Conclusión

Este fue un viaje donde me dediqué principalmente a entrenar, que era mi idea original, y comprobé que la llama de aprender sigue encendida! Aprendí mucho en Jinan y Jining, conocí Qingdao, y viví la experiencia única de la aldea de Chen Jia Gou, qué más se puede pedir!

Le doy gracias a Dios por haber tenido la posibilidad de viajar a un país como China por 4ta vez, con una cultura muy distinta e interesante de ver y conocer!

Y gracias a todos mis queridos alumnos que mandaron siempre ondas positivas para que el viaje resulte un éxito!

Gracias a mi Maestro Claudio Di Renzo, por ser el ejemplo de cómo siempre hay que seguir perfeccionándose y capacitándose.

Por último agradezco a los profesores  y a todos aquellos que de una u otra manera colaboraron para que el núcleo siga funcionando de la misma manera (o mejor aún) que cuando me toca encabezarlo!


La misión está cumplida: viajar a China para traer el mejor kung fu tradicional, para nuestra escuela, y para las generaciones futuras!

 


 

Sifu Martín Ugarte
Lai Kung Fu
Director del Núcleo Wugong